Sunday, June 06, 2010

DIARIO 22 DE OCTUBRE DE 1853

DIARIO 22 DE OCTUBRE DE 1853


Ayer, hacia la noche, dí a Sophia y a madre un largo viaje en bote, hasta Battle-Ground. El tuerto John Goodwin, el pescador, estaba cargando y transportando a su casa, en una carretilla, las pilas de leña que últimamente había recolectado con su bote.Era una bella tarde y una clara puesta ámbar encendía todas las playas de poniente; y este empleo humano, tan simple y directo,-aunque Goodwin es considerado por la mayoría un carecer vicioso-,-cuyo motivo íntegro era tan fácil adivinar-.-obtener así su leña de invierno-,-me animó indeciblemente. Tanto amamos las acciones que son simples. Todas ellas son poéticas. Nosotros también estaríamos gratamente ocupados así. Tan distintos de los propósitos de la mayoría de los hombres, tan artificiales y complicados.¡Considera como el broker recolecta su leña invernal, qué deporte hace de ella, cuál es su bote y carretilla!.Posponiendo la vida presente, se apresura a Boston en los coches, y allí comercia en títulos, no apreciando suficientemente su trabajo,-y así gana el dinero con el que compra su combustible. Y cuando por casualidad lo encuentro próximo a este negocio indirecto y complicado, no soy sacudido con la belleza de su empleo. No armoniza con la puesta de sol. ¡Cuánto más consulta el primero su genio, algo de genio a cualquier precio!.

Ningún comercio es sencillo, sino artificial y complejo. Pospone la vida y sustituye la muerte. Va contra el grano. El político más viejo y sabio no crece más humano, sino que es al final una gris rata de muelle. Hace un hábito de la separación del bien y el mal morales de lo legal o político, comete un lento suicido y piensa recuperarse de ello retirándose al final a una granja. Esta simplicidad es, y el vigor que ella imparte, la que permite al simple vagabundo, aunque se emborrache y sea enviado a la casa correccional tan a menudo, mantener erguida su cabeza entre los hombres.


DIARIO 26 DE OCTUBRE DE 1853

¿Qué otra libertad hay que merezca la pena si no tenemos libertad y serenidad en nuestras mentes,-si nuestro yo más íntimo y privado no es sino un charco turbio y pútrido?
HDT
(Traducción Guillermo Ruiz)

Labels: , ,

1 Comments:

Blogger Aquí me quedaré... said...

Confieso mi ignorancia sobre THOREAU.
Me gusta mucho todo lo que voy leyendo.

Saludos

3:09 PM  

Post a Comment

<< Home

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta

Subscribe to
Posts [Atom]

Wikio – Top Blogs