Sunday, January 08, 2012

DIARIO 7 DE ENERO DE 2012





















"Sobre la cima de las montañas, como en cualquier lugar para las almas esperanzadas, siempre es la mañana”


HDT


LAS MONTAÑAS EN EL HORIZONTE

Con fuerza de frontera permanecéis en vuestro sitio-

con gran contento os disponéis en círculo-

Silencio tumultuoso para todo sonido,

Vosotras maternidad fluyente de arroyos,

Montañas de Monadnock y Peterborough-

Argumento fijo que nunca se mueve,

Sobrepasando a los filósofos.

Mientras nosotros disfrutamos de un rayo moribundo,

Vosotras todavía domináis el día en el oeste

Reposando allí en el jardín de Dios

Como sólidos almiares de heno.

El iris del cielo,

Recorréis

el horizonte alrededor de su ojo

Cuya pupila es el sol.

En un día fresco y ventoso

Cuando nuestro globo labra su camino

en mares más salados de luz,

Justo el ángulo opuesto

De alguna bahía elísea,

Vosotras sois su aleta dorsal,

Lanzando su espuma etérea

Con brisa pulverizada.

Desde el pilar de Fair Haven

Por muchos años

Os he visto hacia el oeste,

Sin un sonido,

Como una vasta flota navegando en la lluvia y el granizo,

A través de los fríos del invierno y de los calores del verano.

Barcos en línea cada una

Que se dirigen al oeste,

Siempre antes de la galerna,

Bajo un empuje de vela,

Dirigiendo nubes

Que se agrupan en vuestros aparejos-

Con vuestros mástiles inclinados, es al azar

Que limpian los cielos,

Tan cerca del extremo vais,

Tan próximas a su techo.

Con peso de metal no declarado

Me parece sentiros aquí en mi firme asiento,

Incomensurable profundidad de dominio,

anchura de manga y longitud de rueda en movimiento.

Los barcos en el mar

Son parientes vuestros,

Navegando por simpatía.

Empresas recientes de la humanidad,

Que buscan alguna renta cercana,

Yendo de playa en playa

Sus viajes pronto terminan,

Pero vosotras mantenéis vuestra alta empresa

Hasta que encontráis una playa en vuestro cielos.

Cruzando la dúctil marea
a ritmo más vivo,
ellos zarpan al mediodía
y brillan antes de su rayo
hacia alguna bahía retirada.
Su destino favorito,
bajo el sol tropical,
persiguen incensantemente,
con goma de Senegal y Tragicant.
Para tales pequeños fines
el tiempo gratamente se gasta
a sí mismo hasta la eternidad,
para esto fue hecho el océano
y el sol fue enviado,
y la luna prestada,
y este es el empleo de los vientos.
El tiempo solo espera a que el campo sea cosechado,
con tales pequeñas obras su duración se llena
como el campo de semillas.

Los actos pequeños de los hombres son grandes
contemplados de tierra a tierra,
tal como se depositan en el tiempo,
en su clima nativo,
por el cual el mundo esperó,
así son de grandes.
No hay duda que en el puerto del que partes
tus señores no fracasan
en registrar tu riqueza,
porque tu no navegas en secreto
ocultándote cerca de la orilla
con mercancía de contrabando,
sino que aquellos que enviaron una empresa conducida por tí
han dispuesto el sol para contemplar
su honestidad.


Especialmente te recuerdo a tí,
Wachussett, que como yo
permaneces solitario sin compañía.
Mi vida es como un cielo en el poniente
hacia un ojo en el este
de serena calma,
cada instante variadamente teñido
con el viento que sopla.
Ahora brillando como la luz del norte,
cada instante más al norte, más alta, más brillante,
iluminando las playas de la noche,
como un campo de maíz,
siempre permanece
firme como su raíz,
inclinándose en toda su longitud
con fuerza grácil,
solamente las sombras oscilan
de lado a lado,
pero el grano profundo se afirma.
Anónimo gime a lo largo
como el aliento de una canción
o el viento sobre el seto
o una tormenta sobre el acantilado.
Primero crece, después expira
como la vibración de una cuerda,
solo una nota permanece
para invitar de nuevo al viento,
pero tú estas lejos y azul y en calma
burlándote de mi débil voluntad,
tú montaña veloz,
abrazando el cielo, anclada en la tierra,
tu pasatiempo desde tu nacimiento,
ni urgida por el primero ni inclinándote hacia la segunda,
pueda yo seguirte valioso hermano.


Tu lejano ojo azul,
un residuo del cielo,
visto desde el claro del valle
o desde las ventanas de la fragua
fermenta todo lo que pasa por él.
Tú eres nuestro rostro en el oeste,
algún trofeo de una antigua victoria.
Premiado con los trofeos de la naturaleza
y teñido con colores naturales
no con el tinte de Tiro,
sino con el azul del cielo,
de cara a un anfiteatro de gloria,
más grande que la historia griega o romana,
su nobleza antigua con el sol de poniente
para hacerse aquí, quizás, o en otro caso comenzar.


Nada es verdadero
si no está entre tú y yo,
tú pionero del oeste
que no conoces la vergüenza ni el miedo,
conducido por un espíritu aventurero
bajo los aleros del cielo,
¿Y no puedes expandirte allí
y respirar suficiente aire?
El sol va detrás tuyo no delante
para mejorar su despensa rápidamente,
más allá del oeste incluso
tú migras con tu pequeña pertenencia
hacia caminos sin nubes,
sin el hacha del peregrino
sobre un camino más digno
que nuestra baja ruta del oeste,
Siguiendo tu alta ruta,
con tu bien equilibrada cima,
y haciéndote un claro en el cielo.

HDT

(Traducción Guillermo Ruiz)


Fotografía de la cumbre de Cebollera (7-01-2012)

Labels: , ,

2 Comments:

Blogger Diego said...

estimado Guillermo,
hace tiempo, en este blog, me diste referencias sobre los diarios completos de Thoreau. Acerca de su poesía, ¿qué hay por ahí?
Gracias!

1:32 PM  
Blogger Guillermo Ruiz Zapatero said...

Perdón por el retraso Diego

En este libro encontrarás toda la poesía de Thoreau en inglés

http://www.amazon.com/Henry-David-Thoreau-Collected-Library/dp/1883011957

Saludos

5:24 AM  

Post a Comment

<< Home

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta

Subscribe to
Posts [Atom]

Wikio – Top Blogs