Sunday, October 22, 2006


GOSPELS DE ADAM ZAGAJEWSKI











Puede que alguien cantara gospels el domingo
Con sus finos labios
Oh Dios Dios del destino
Y del viaje
Oh Tú que pasas sigiloso
Oh vasija
Dios de los que se alzaron
Oh Tú que cosiste esta tela
Oh flexible
Oh Tú que estás en mi sueño
Oh vela sol de una larga noche
Oh Tú que olvidas
Oh Tú infalible
Oh común
Oh inspiración
Oh gospels sin forma
Dios de las tórtolas y de las danzas turcas
Dios de los navíos naufragados
De los gritos y de la negra enfermedad
Oh autor oh felicidad
Oh Tú que unes cosiendo oh


(DESEO. Acantilado.Traducción De X.Farré)
Diario 12 de Septiembre de 1841

Donde yo he estado,
Ninguno fue visto
Where I have been
There was none seen

Diario 20 de Septiembre de 1851

A medida que recorro los campos, buscando recuperar mi tono y mi salud y percibir las cosas verdadera y simplemente de nuevo, después de haber recorrido lo límites de la ciudad toda la semana, tratando con los hombres más comunes y mentalmente más mundanos, y con cosas triviales, me siento como si, en algún sentido, hubiera cometido suicidio.

De nuevo soy golpeado con la verdad de la fábula de Apolo sirviendo al rey Admetus, con su aplicabilidad universal. Una fatal insensibilidad es el resultado de envolverse en los asuntos triviales de los hombres. Aunque me he estado relacionando incluso con los hombres selectos de esta ciudad y las vecinas, me siento ensuciado de una manera inexpresable. Mi Pegaso ha perdido sus alas, se ha convertido en un reptil y camina sobre su vientre. Tales cosas son solo comparables con una vida barata y superficial.

El poeta debe mantenerse sin tacha y desprendido. Permítasele recorrer las fronteras de las provincias de la Imaginación, el refugio de las hadas y no los límites insignificantes de las ciudades. Las excursiones de la imaginación son tan ilimitadas como insignificantes los límites de la ciudad.

Diario 9 de Octubre de 1857

Ha llegado a suceder esto, que el amante del arte es uno y el amante de la naturaleza otro, aunque el verdadero arte no es sino la expresión de nuestro amor por la naturaleza. Es una monstruosidad que a alguien le tengan sin cuidado los árboles pero se desviva por las columnas corintias, pero esto es más y más común.

Diario 10 de Octubre de 1858

El genio es inspirado por sus propias obras; es hermafrodita.

(Aclaración: Thoreau no piensa aquí en la genialidad del individuo sino en el “genio” que en él habita o no. Para Thoreau, la cultura griega no pertenece al pasado. Si perteneciera al pasado, viviríamos en un mundo yerto.)

Henry David Thoreau

(Traducción Guillermo Ruiz)

Thursday, October 19, 2006



NUNCA LA AJENA VOLUNTAD, AUN SEA GRATA,

cual propia cumplas.Manda en lo que haces,

Ni de tí mismo siervo.

Nadie te da quien eres.Nada te cambie.

Tu íntimo destino involuntario

Cumple alto.Sé tu hijo.

Fernando Pessoa

Saturday, October 14, 2006














Amigos, ¿por qué deberíamos vivir? MY FRIENDS, WHY SHOULD WE LIVE?

Amigos, ¿por qué deberíamos vivir?
La vida es una guerra indolente y una paz agotadora.
Hoy no daría
ni un pequeño asentimiento por su más segura ventaja.

¿Malgastaremos el año
en nuestros aposentos en su llano polvoriento
sin oir ninguna señal
para recoger las tiendas y tomar de nuevo el camino?

¿O apuraremos la pendiente
la pesada artillería del despliegue de la naturaleza?

Inútilmente, pero con esperanza
de alcanzar alguna colina lejana, custodiada por el cielo.

Henry David Thoreau

(Traducción Guillermo Ruiz)

(Ilustración: Wetland por Marta Odum)

Sunday, October 08, 2006














LA HOJA DE OTOÑO (THE FALL OF THE LEAF)

Agotado de la marca de esta riqueza veraniega,
De su muestra superficial y sin refinar,
Me alejaría disimulada y débilmente,
A donde no llegan los caminos, pero todavía crece lo trivial.

Una mente sobria caminará solitaria,
Lejos de la naturaleza si fuera necesario,
Y poseerá sólo sus propias estaciones,
Teniendo por naturaleza su humanidad.

Algunas veces un tardío pensamiento otoñal
Cruzó mi mente en el verdor de Julio,
Y a su temprana frescura trajo
Frutas maduras más tardías y un cielo otoñal.

Un pensamiento seco pero dorado que brilló
De extremo a extremo del verdor de mi mente,
Y prematuramente pareció sabio,
Demasiado maduro para encontrar cobijo en el enramado veraniego.

Así he visto un hoja amarilla
Entre las brillantes hojas de Junio,
Que pensativa colgada, aunque sin pesar,
Como una flor honesta, cambió demasiado pronto.

Destilo mi medicina muy lejos,
Donde lo más simple y rudo del año,
Octubre, conduce la guerra que remueve
Y dispersa sus honores sobre el catafalco veraniego.

La tarde del año se dibuja,
Los campos visten su ropaje más tardío,
Desde que se fue la brillantez veraniega,
Algunos granos de noche tiñen el aire del mediodía.

Contemplo las sombras de los árboles
Con sus círculos más amplios alrededor de sus troncos,
Como centinelas que gradualmente
Hacen sus guardias, y los protegen gentilmente.

Y con el declinar de la estación
El sol proporciona una luz más débil,
Debajo de cada acícula del pino,
Se esconde un pequeño auxiliar de la noche.

Detrás de cada arbusto y cada cerca dispersa
Que marcan el verde pensativo del soto
Y muestran su opulencia,
La huella insidiosa de la tarde se muestra a mediodía.

Onda a onda un aire más grávido
Sopla sobre toda la región,
Como si tuviera alguna tintura
De madurez traída del largo sol del verano.

Oigo la cigarra que canta perezosa
Alrededor, debajo de mí, y en lo alto,
Sacude la noche, acuna el día,
Y en cualquier sitio es la canción de cuna de la naturaleza.

Crepita más debajo de la turba,
Donde ha hecho su lecho invernal,
Su sonido crece más débil, pero más amplio,
Una capa de otoño sobre el verano desplegado.

En mi cama al alba
Oigo los gallos proclamar el día,
Aunque la luna brilla serena
Como si no pudieran detener la majestad de su curso.

Ni hacerla descender con su débil canto
De cabalgadura tan alta,
Quien en su brillo no conoce pecado
Ni tiene conciencia de una luz más noble.

Las estrellas no retienen su brillo
Individual o en constelaciones dispersas
Sino que esparcen flechas espartanas
Que traen la noche entre las nubes que avanzan.

¿Ha avanzado el tiempo entonces?
¿Con qué fuente de eterna alegría
inspiras tú los corazones de los hombres
y les enseñas como emplear el día?

Imparte de la abundancia de tu oración,
Tú que te propagas tan libremente,
Algo de valentía en mi corazón
O permíteme beber de tu manantial peremne.

Pequeños pájaros migran en bandadas
y cruzan ahora la bahía de algún humedal
Al tiempo que vuelan y tornan en lo alto,
Con un golpe impremeditado y apresurado entretienen el camino.

La luna es fruta madura en el cielo
Que sobrevuela su cosecha,
El sol rompe tarde su tronco
Ha caído tan bajo desde la altura del verano.

La tierra avara recoge su fruto,
Y lo coloca en el regazo de la noche,
Las estrellas refulgen más brillantes, mudas
Aunque sean lágrimas para ver el accidente de sus señores.

La cosecha se agita en el viento,
Las manzanas maduras se alzan sobre el heno,
El sabor de cereal de mi mente
Me dice que estoy tan maduro como ellas.

Tenía oídos pero ahora tengo sonido
Y visión cuando antes sólo tenía ojos,
Vivo instantes cuando antes sólo vivía años,
Y distingo la verdad cuando antes sólo conocía lo repetido.

Lejos en el bosque estos días de oro
Algunas hojas obedecen la llamada de su artífice,
Y en sus vacíos recintos ejecuta
Con delicado tacto el preludio de su caída.

Retirándose gentilmente del tronco
Se dispersan con suavidad a lo largo,
Donde la misma mano las amontona
Resignadas a dormir sobre la multitud del viejo año.

El solitario abedul está pardo y tranquilo,
La charca más lejana está poblada de hojas,
Que flotan sobre su catafalco de agua,
donde no hay ojo que las vea, ni corazón pesaroso.

Señalé el tiempo del primer viento rudo
Cada hoja curvada como criatura viviente,
Como si con el aire maduro asegurara
Algún tenue memorial de la primavera.

Entonces por obra suya volcó un bote
Y nuevos elementos se embravecieron,
Un palacio pintado que flota
El tesoro de riqueza veraniega por salvar.

Ojalá pudiera retener estos sonido remotos
Y preservarlos para el oído humano,
Los acordes que flotan en las brisas,
Y cantan el réquiem del año que muere.

Permanecí al lado de un grupo de robles ,
Cuando sopló la primavera galerna del otoño,
Que gentilmente meció las copas de los abedules
Agitó la hojas de los robles y murió.

Pero no los acordes que despertó,
Porque en mi sentido más interno oigo
La melodía de la que habló
Creciendo todavía tenuemente en mi oído interior.

Un ráfaga cayó en el río,
Una sombra atravesó el paisaje
Y todavía los helechos silbantes podrían decir
dónde el extraño viajero fue tan rápido.

Como se destacan los refugios de los hombres
En estos días honestos de Octubre
A lo largo del bosque y de los humedales
Los veo asomar a través de la bruma madura.

Yacen inmersos en la Naturaleza
Contra algún risco o a la sombra de un castaño
Débilmente distinguibles por el ojo del viajero
Que lleno de pensamiento atraviesa el soto del bosque.

La cosecha está a la puerta
El castaño esparce sus frutos alrededor
Como si fueran el material que derribó
Los granos amarillos que invaden el suelo.

El nenúfar ama el flujo del río
Los humedales son el fantasma de las margaritas
Los álamos sobre la montaña
Crecen aquí como hijos de la naturaleza.

El arrendajo recorre el bosque de castaños
Las hojas retorcidas y amarillas alrededor
Son la clave y textura de mi humor
Y estos montones de frutos mis tesoros sobre el suelo.

Los árboles desnudos, pobres y finos
No son más ricos que yo,
Pero con un interior tan valiente
Ofrecen sus ramas al cielo de Octubre.

Son pobres caballeros que valientemente esperan
La carga de la caballería invernal,
Guardando un simple estado Romano
Descargado de su exuberancia Persa.

Gracias a Dios que divide el año en estaciones,
Y a veces amablemente dispensa su rayos,
Porque en su invierno esta más próximo
Y se ve mejor en los días más cortos.

Quien gentilmente modera ahora su calor
Y después su frío más duro,
Nos debería permitir saciarnos con las dulzuras veraniegas
O alzarnos sobre la crudeza invernal.

HDT

(Traducción Guillermo Ruiz)

Saturday, October 07, 2006




















I am the Autumnal sun

Soy el sol Otoñal,
Mi raza se forjó con galernas de Otoño.
¿Cuándo hará brotar sus flores la sequía,
y la uva madurará bajo mi emparrado?

¿Cuándo la cosecha y la luna del cazador
tornarán mi medianoche en mediodía?
Estoy completamente agostado y amarillo,
y hasta el corazón maduro.
El mástil está cayendo en mis bosques
El invierno se esconde en mis humores
Y el crepitar de la hoja caída
es la música constante de mi pesadumbre,
Mi pesadumbre jovialmente teñida,
Mi liberación otoñal.

Henry David Thoreau

(Traducción Guillermo Ruiz)

Sunday, October 01, 2006




















A cada uno su propia esperanza
Spes sibi quisque

WAIT NOT TILL SLAVES PRONOUNCE THE WORD


No esperes hasta que los esclavos pronuncien la palabra
para liberar a los cautivos,
se libre por tí mismo, que no te confinen,
y dí adios a la esclavitud.

Vosotros sóis todos esclavos, tenéis vuestro precio,
y os reunís sólo para reunir lamentos,
entonces se alza, el más valioso se alza,
oigo sonar sus grilletes.

No pienses que el tirano se sienta lejos
en tu propio pecho tienes
el Distrito de Columbia
y el poder para liberar al Esclavo.

El corazón más cálido alimenta el norte,
está todavía demasiado frío y lejano,
la liberación del hombre de color debe venir
del Africa rechazada.

Apresúrate y libera al cautivo
¿Eres tan libre que sólo te lamentas?
La esclavitud más profunda y rastrera
abandona la libertad por un suspiro.

Henry David Thoreau

(Traducción Guillermo Ruiz)

http://www.avesdeburgos.com/t_azul05.htm
Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta

Subscribe to
Posts [Atom]

Wikio – Top Blogs